Panorama de los procesos de participación juvenil en Colombia

Los jóvenes en Colombia: ¿Quienes somos? ¿Cuántos somos? ¿Qué queremos? serían las preguntas fundamentales que quisiera tratar de abordar para tener un panorama de los procesos juveniles en nuestro país.

Miembros de la Red Nacional de Jóvenes de Ambiente. Fotografía: Estefanny Rivera.
Miembros de la Red Nacional de Jóvenes de Ambiente.
                      Fotografía: Estefanny Rivera.

¿Quienes somos? 

Según la actual Ley Estatutaria de Ciudadanía Juvenil, en Colombia el joven esToda persona entre 14 y 28 años cumplidos en proceso de consolidación de su autonomía intelectual, física, moral, económica, social y cultural que hace parte de una comunidad política y en ese sentido ejerce su ciudadanía” (Artículo 5. DEFINICIONES. Ley 1622 del 29 de abril de 2013).

¿Cuántos somos? 

El Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA) en el último informe del estado de la población mundial, indicó que hay 1800 millones de personas entre 10 y 24 años, es decir, la mayor cantidad de adolescentes y jóvenes de la historia. En Colombia, según las proyecciones del DANE el total de jóvenes entre 14 y 28 años en el país para el 2015 es de 12.699.365 (28% de la población total del país).

¿Qué queremos?

Esta pregunta ya es mucho más compleja y difícil de responder teniendo en cuenta la diversidad de intereses, pensamientos y posturas que nos caracterizan. Sin embargo, podría acercarme un poco a una posible respuesta teniendo en cuenta las problemáticas que más nos afectan -respecto a las cuales no profundizaré- como lo son:

  • Desempleo juvenil: Según el DANE, la tasa de desempleo fue del 15,2 % para el trimestre abril-junio de 2015.
  • Conflicto armado*: Según la Unidad de Atención y Reparación Integral a las Victimas (UARIV) el 28% (2 millones) del total de las víctimas son jóvenes.
  • Educación: Según el MEN, la cobertura en educación superior (técnica, tecnológica, profesional) fue del 47%  para el año 2014. La deserción* registrada para la educación técnica es del 64.42%, en tecnológica del 61.98% y en universitaria  del 46.59%.
  • Salud y bienestar*: De los 12, 7 millones de jóvenes, cerca de 1 millón no se encuentran afiliados al sistema de Seguridad Social. Asimismo, 1 de cada 5 adolescentes entre 15 a 19 años ha estado embarazada.
  • Participación política: Los jóvenes cada vez acuden menos a las urnas, sin embargo, como lo indican algunos investigadores, mientras el voto está atrayendo menos interesados, otros tipos de participación como la protesta y las peticiones han aumentado, lo que indicaría que los jóvenes han encontrado más efectivas otras formas de participación no electorales (Vea: Abstencionismo electoral en Colombia: una aproximación a sus causas).

*Datos tomados de Colombia Joven.

Breve panorama de la participación juvenil en Colombia

Desde su origen, la Constitución de 1991 fue una apertura a la participación de las nuevas generaciones. No obstante, el desarrollo pleno de los derechos de los jóvenes aún está en veremos.

Proceso de la Constituyente:  El movimiento de la “séptima papeleta” liderado por jóvenes logró desencadenar el proceso que llevó a la creación de una nueva constitución (la Constitución Política de 1991) más acorde con la realidad política, social y económica del país (Vea:  El movimiento de la séptima papeleta).

La juventud en la constitución: A pesar de que hay varios artículos que se refieren a la población juvenil del país, se resalta el artículo 45 que indica:  “El adolescente tiene derecho a la protección y a la formación integral. El Estado y la sociedad garantizan la participación activa de los jóvenes en los organismos públicos y privados que tengan a cargo la protección, educación y progreso de la juventud”. Este artículo, fue tomado como punto de partida para la expedición de la Ley 375 de 1997 o “Ley de Juventud” (Vea: Ley 375 de Julio 4 de 1997).

La ley de Juventud: La primera ley de Juventud expedida por el Congreso de la República de Colombia, fue la Ley 375 de 1997 que establecía -entre otras cosas- que las personas eran consideradas jóvenes entre los 14 y los 26 años de edad, sin embargo, en el 2013 se expide la nueva ley (Ley 1622 de 2013) conocida como “Ley Estatutaria de Ciudadanía Juvenil” que amplió el rango de edad hasta los 28 años, aumentando el porcentaje de la población joven del país. Esta ley, se considera el “(…) marco institucional para garantizar a todos los jóvenes el ejercicio pleno de la ciudadanía juvenil en los ámbitos civil o personal, social y jurídico”, pero aún tiene muchos vacíos en miras de brindar las garantías mínimas para el desarrollo integral de los jóvenes en términos de educación, empleo, salud, protección y por supuesto, espacios de participación (Vea: Ley Estatutaria de Ciudadanía Juvenil).

Los consejos de juventud: Creados a partir de la Ley de Juventud, son la forma de participación institucionalizada que se plantea desde la representación en el marco local (distritos y municipios), departamental y nacional, sin embargo tiene ciertos limitantes como el hecho de no poseer facultad decisoria, ya que sólo puede actuar en términos de asesoramiento en los aspectos que afectan a los jóvenes pero no puede decidir en materia presupuestal. Actualmente, la elección de los consejos de juventud se encuentra en proceso de reglamentación para lo cual en julio de este año se radicó un proyecto de ley por parte del Ministerio del Interior y Colombia Joven (Vea: Proyecto de Ley reglamenta la elección de Consejos de Juventud).

Prácticas organizativas juveniles: Existen muchas y diversas formas de organización juvenil que se inscriben en las prácticas y dinámicas sociales propias de esta población, construidas desde iniciativas individuales o colectivas. Guiándome por lo que indica la Ley Estatutaria de Ciudadanía Juvenil, están desde las formalmente constituidas (con personería jurídica y registro ante autoridad competente), pasando por las No formalmente constituidas (no tienen personería jurídica pero cuentan con reconocimiento legal), hasta las informales (surgen de manera espontánea, no se ajustan a un objetivo único o desaparecen).

Nuevas formas de participación juvenil: Analizando las dinámicas actuales en términos de los medios de comunicaciones y la tecnología en general, se puede mencionar que hay  nuevas formas no organizadas de participación juvenil y de asociacionismo potenciadas principalmente por las redes sociales y el internet, lo que se denomina conectividad. Muchos jóvenes buscan espacios de intercambio distintos a los tradicionales (ONGs, partidos políticos, grupos juveniles), guiados por intereses propios y también motivados por la facilidad de conocer prácticas y experiencias culturales de otros lugares del mundo.  De esta forma, son cada vez más los que participan de campañas virtuales, grupos en facebook, grupos en Whatsapp, seguimiento de páginas y que en general, producen e intercambian contenidos.

La conectividad, redefine el papel del joven en el espacio público y las nuevas plataformas de comunicación están cambiando la manera en que algunos jóvenes se relacionan y movilizan sus recursos para incidir en la esfera pública (Vea: Ciudadanía juvenil y nuevas formas de participación a través de la conectividad).

En términos generales, puedo mencionar la importancia que tenemos los jóvenes como agentes de cambio y transformación de la sociedad, por lo cual debemos ser llamados a proponer alternativas en tiempos de incertidumbre. Expertos nos han llamado un “bono demográfico” importante para la nación, por lo que aprovechando las crecientes oportunidades de integración, acceso a la información  e interconexión, somos nosotros -los mismos jóvenes- los que debemos tomar riendas en el asunto e incidir en la transformación de nuestras regiones.

¡Nos han llamado inexpertos, irresponsables, arriesgados! Pero cada vez somos menos inexpertos, menos irresponsables… pero cada vez somos más arriesgados y eso nos define como distintos a generaciones pasadas. Nos arriesgamos pero nos estamos preparando para estar a la altura de afrontar los nuevos desafíos. 

¡Somos la generación del cambio social…tomamos riesgos, pero con la convicción de transformar nuestra realidad!

Publicado originalmente en: www.voicesofyouth.org/  y www.las2orillas.co

Anuncios

16 años sin Jaime Garzón

11896026_835161359912378_103112062917025089_nHoy hace 16 años que Jaime Garzón ya no está con nosotros. Recordado periodista, activista y humorista político que jugó un papel fundamental en los diálogos del proceso de paz durante el gobierno de César Gaviria (1990-1994), siendo partícipe de la mediación entre los actores armados y la liberación de secuestrados en manos de las FARC.

Consagrado como humorista con personajes como la reportera Inti de la Hoz, Godofredo Cínico Caspa, el lustrabotas Heriberto de la Calle, el celador Néstor Helí Forero y la empleada del servicio Dioselina Tibaná Valencia. Sus personajes buscaban recrear la realidad social y política del país como la narcoguerra, la situación de orden público en varias regiones, la expasión paramilitar, la crisis política del gobierno de turno, entre otras, mostrando las problemáticas que afectaban a la sociedad colombiana de una forma satírica, pero crítica y con la intención de denuncia.

Uno de los más recordados -por lo menos para mí- fue Heriberto de la Calle, un pintoresco lustrabotas que entrevistaba a variadas personalidades del país como dirigentes políticos, reinas, periodistas, incluidos candidatos presidenciales como Ernesto Samper y Noemí Sanín a los que les ‘sacaba los trapitos al sol’.

Entrevista de Heriberto de la Calle a Carlos Moreno de Caro.

Garzón, logró remover fibras delicadas de los sectores más poderosos del país, lo que lo llevaría a su muerte el 13 de agosto de 1999 y  pesar de que hay indicios de los autores intelectuales y materiales de su asesinato, este crimen aún sigue en la impunidad.

Recuerdo algunas palabras que su hermana Marisol pronunció durante el seminario “Paz, Justicia y Garantías de No repetición” al que asistí en el 2013 por invitación del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (que lleva el caso de Jaime Garzón y de mi hermano); ella decía que la muerte de su hermano había dejado un legado y un mensaje distinto, pues se valió del humor para criticar la realidad del país.

En palabras de Jaime Garzón: “(…) hay que ponerse en la onda de transformar el país, de cambiarlo y dicen, ¡no es que no hay líderes!…si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país, nadie va a venir a salvárselo ¡nadie!

Jaime Garzón, logró sacar a flote esas problemáticas que padecía -y sigue padeciendo- el país (como el conflicto armado, la corrupción, el narcotráfico) pero que muchos tal vez querían desconocer tomando la postura cómoda de “aquí no está pasando nada”.

Links de consulta:

“Fue una aventura ser la hermana de Jaime”

El Cambio Climático: ¿Un problema de Salud Pública?

instasize_0804073006Por: Jhoanna Cifuentes.
Equipo de comunicaciones Región Andina – Red+Vos
Twitter: @jhoabastet
#Call4Climate #ClimateTracker

El Cambio Climático no solo afecta el medio ambiente, también amenaza la salud humana. Por eso, desde hace algunos años ha venido en creciente aumento el número de estudios que vinculan enfermedades y afectaciones a la salud humana en general, al fenómeno del Cambio Climático.

En un principio, se pensaba  que las alteraciones causadas por el ser humano, especialmente desde la Revolución Industrial con el uso de los combustibles fósiles y el aprovechamiento desmedido de los sistemas naturales, sólo podrían afectar a los mismos ecosistemas, a la actividad económica y a las infraestructuras. Hoy se puede decir, que el Cambio Climático acarrea también riesgos  para la salud humana.

Es así, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), en colaboración con la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicaron en el 2003 el libro: “Cambio climático y salud humana – Riesgos y respuestas” en donde según los autores “(…) se describen el contexto y los procesos del cambio climático global, sus repercusiones reales o probables en la salud y la forma en que deberían responder las sociedades humanas y sus gobiernos, dedicando especial atención al sector de la salud”.

Dentro de los efectos ambientales asociados al Cambio Climático y que tienen o tendrán consecuencias en la Salud Pública se encuentran huracanes, olas de calor, aumento del nivel del mar, sequías, entre otras; pero si bien el cambio climático es un asunto global, los efectos serán diferentes de acuerdo a la ubicación geográfica y a la capacidad de respuesta de las poblaciones frente a dichos efectos.

 

Los efectos del cambio climático en la Salud alrededor del mundo son alarmantes

En algunos países de Latinoamérica como Brasil, Costa Rica y Colombia las Enfermedades Transmitidas por Vector (ETV) entre las que se destacan el dengue y el Chikunguña, ha venido en aumento en los últimos años. El Chikunguña (virus transmitido por ciertos mosquitos como el Aedes aegypti y Aedes albopictus) ya se ha propagado en zonas en donde antes el mosquito no se podía establecer debido a temperaturas inadecuadas para su supervivencia. En el caso de Colombia, el año pasado el Ministro de Salud Alejandro Gaviria, indicó que los casos de Chikunguña desde su primer registro sólo se habían encontrado en los 1.600 msnm y ya hay registros en los 2.200 msnm (Vea: Cambio climático es responsable de proliferación de chikunguña).

CHIKUN
Virus del Chikunguña en Colombia. Fuente: semana.com

En América del Norte, los Centros para el control y la prevención de enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) financian un programa enfocado en la relación salud-clima, que utiliza a docenas de nativos de Alaska como observadores que se encargan de documentar cambios en diversos aspectos como en la temperatura, las cosechas, y en la seguridad del agua y los alimentos. Uno de los riesgos que se ha identificado y afecta la salud en esta región es la intoxicación por mariscos debido a la floración de algas nocivas o “marea roja”. Este fenómeno -la marea roja- también ha sido documentado en otras zonas de Estados Unidos como en la Florida en donde no sólo está matando peces y mariscos, sino que puede afectar la función respiratoria y aumentar síntomas respiratorios en pacientes con asma que se ven expuestos a la inhalación de las toxinas de estas algas (Vea: La peligrosa marea roja que amenaza las costas de Florida).

En Europa, las olas de calor han afectado a países como Francia, España, Italia, Reino Unido, Bélgica, Holanda, Suiza y el norte de Italia. Según la BBC, en estos países se han  registrado las temperaturas más altas de los últimos 9 años, e incluso, en Londres se registró el día más caliente en un mes de julio con 36ºC (Vea: La ola de calor que asfixia a Europa, en imágenes).

En el continente asiático la situación podría ser mucho más trágica. En la India, por ejemplo, se han registrado más de 2000 muertes por las altas temperaturas que han llegado hasta los 47°C, que afecta especialmente a niños y ancianos de los estados más pobres de este país. La falta de agua potable, la situación económica precaria que hace que las personas se expongan a largas jornadas bajo el sol y hospitales que no dan abasto, hacen de esta una de las regiones más vulnerables a este efecto del Cambio Climático (Vea: Por qué han muerto más de 2.000 personas por una ola de calor en India).

Ola de calor en la India. Fuente: BBC Mundo.
Ola de calor en la India. Fuente: BBC Mundo.

Por su parte, en Australia el aumento de la temperatura ocasionó durante el 2013 más de un centenar de incendios que quemó cientos de casas, miles de hectáreas y mató decenas de animales,  además de provocar consecuencias graves en la salud humana. (Vea: Australia da la espalda al cambio climático).

Como se puede ver, las consecuencias de este fenómeno son variables de acuerdo a las regiones, encontrando zonas mucho más vulnerables que otras, donde las poblaciones más pobres, las zonas más pobladas, las regiones más cálidas o más frías, las islas o zonas costeras y las regiones más secas, son las que probablemente sufrirán con mayor impacto los efectos del Cambio Climático sobre la salud.

En este caso, nos queda reflexionar sobre el hecho de que no sólo es suficiente con que los gobiernos e instituciones de salud implementen estrategias de atención a estas problemáticas y nos indiquen como afrontar los efectos del Cambio Climático sobre nuestra salud, sino que es necesario que modifiquemos nuestro estilo de vida para contribuir a la mitigación del Cambio Climático.

Publicado originalmente en: http://larutadelclima.org/

Niños, niñas y adolescentes bogotanos son protagonistas en Precumbre del Clima.

El pasado mes de Julio, más de 400 niños, niñas y adolescentes (entre 8 y 18 años) de la ciudad fueron protagonistas en la Precumbre sobre Cambio Climático que se llevó a cabo en el Jardín Botánico José Celestino Mutis.

Esta jornada, convocada por diferentes entidades del distrito como el IDIPRON, la Secretaría Distrital de Ambiente, la Secretaría de la Mujer, la Secretaría General, el IDIGER, la Empresa de Acueducto de Bogotá, la Secretaría de Educación de Distrito, la Secretaría de Integración Social, el Jardín Botánico, además de organizaciones como la Fundación Ambiente y Sociedad y la Red Nacional de Jóvenes de Ambiente, entre otras, tuvo como objetivo principal generar un espacio de diálogo entre niños, niñas y jóvenes del Distrito Capital para la elaboración de un memorial de desagravios a la tierra y a las nuevas generaciones, en el marco de la Cumbre del Clima en Bogotá.

¿Cómo se vivió la jornada?

Inicio de la Precumbre:

La apertura contó con la Alcaldesa  encargada Mayor de Bogotá, María Mercedes Maldonado quien enfatizó en el cuidado del Medio Ambiente con la analogía de “ordenar la casa”, indicando que Bogotá necesita estar ordenada y hacerla una ciudad más sostenible, para que las generaciones venideras puedan disfrutar de un ambiente sano. Para finalizar su intervención, invitó a los niños, niñas y adolescentes asistentes a visitar las estaciones temáticas.

 Fotografía: Jhoanna Cifuentes
Apertura de la Precumbre. Fotografía: Jhoanna Cifuentes

El Jardín Botánico de Bogotá, se  dispuso para albergar 14 estaciones temáticas que buscaron abordar siete temas: generalidades del Cambio Climático, gobernanza del agua, soberanía alimentaria, energías limpias, Cambio Climático y perspectiva de género, consumo responsable y buenas prácticas.

Desarrollo de la Precumbre:

Las 14 estaciones estaban amenizadas de acuerdo al tema tratado y en ellas se desarrollaban talleres encaminados a sensibilizar e informar de forma divertida, contando con actividades diversas como función de títeres, taller de agricultura urbana, estampado en vivo, juego del teléfono roto, carrera de obstáculos, entre otras.

Pero lo cierto es que no se trataba sólo de aprender, sino de generar iniciativas, acciones y comportamientos de parte de los participantes que contribuyan a alcanzar una Bogotá que se adapta al cambio climático y que mitiga sus principales impactos, por lo que al finalizar cada taller se recolectaban los principales compromisos (yo me comprometo a) y exigencias (usted responde por) de los participantes.

Como lo expresó Omar Fernández, uno de los organizadores del evento: “Con el lema: “Yo me comprometo, usted responde”, se busca que los niños, niñas y adolescentes expresen sus compromisos frente al cuidado del ambiente, siendo conscientes de qué pueden hacer mucho para enfrentar el Cambio Climático, pero también sus exigencias para que las autoridades, los tomadores de decisiones y en general a los adultos, cuiden lo que ellos van a recibir en unos años”.  Es decir, se busca un compromiso recíproco entre diferentes generaciones.

Es así como Santiago, estudiante del Colegio de La Enseñanza y participante del evento expresó: “yo me comprometí a reciclar, a cuidar el medio ambiente, no botar basura y ser un consumidor responsable (…) y yo espero que lo que digan los adultos lo cumplan y las campañas que hagan, las puedan hacer realidad para que tengamos un mundo mejor”.

 

 Fotografías: Jhoanna Cifuentes
Niños participando en las estaciones temáticas. Fotografías: Jhoanna Cifuentes

Final de la Precumbre:

De cada temática abordada, un grupo de relatores conformado por los mismos participantes se encargó de presentar los principales compromisos y exigencias recogidas durante la jornada. Estas presentaciones, lograron demostrar la creatividad y entrega de estos adolescentes que a través de canciones, frases y reflexiones, expresaron sus pensamientos. Aquí algunos ejemplos:

“Frío, caliente, vamos a cuidar el ambiente. Si quieres sobrevivir, al ambiente no debemos dejar morir” Estación de generalidades del Cambio Climático.

“La bicicleta es un medio de transporte amigable. Así que bajémonos del bus y subámonos a la bicicleta” Estación de energías limpias.

Algunos de los participantes. Fotografía: Jhoanna Cifuentes.
Algunos de los participantes. Fotografía: Jhoanna Cifuentes.

Finalmente, se recogieron todas estas reflexiones para la redacción de un memorial de desagravios con el  listado de los principales compromisos y exigencias que será compartido en la Cumbre de niños que va a sesionar simultáneamente a la Cumbre del Clima del 20 al 23 de septiembre en la capital, la cual contará con la presencia de dirigentes de las principales ciudades del mundo, autoridades internacionales y locales, sector privado y ciudadanía en general.

Ahora la pregunta que nos queda a tod@s por responder es: ¿A qué me comprometo para hacer de esta ciudad un lugar mejor para vivir?

Escuche aquí, la entrevista realizada  junto con Giovanna Sánchez de LaUD Estéreo a Omar Fernández (organizador de la Precumbre).

Nota: Artículo próximo a publicarse en el periódico UDistrito